Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner Publicitario Banner Publicitario
SHARE

MEDIOS 24.05.2017 | GLOBAL | EL MAGNATE SE AFERRA AL TIMÓN

El poder de Rupert Murdoch, puesto a prueba en la agitación de Fox
Murdoch, al frente de su imperio de 50 mil millones de dólares, sigue en plena actividad, aunque ya ha comenzado un traspaso de responsabilidades a dos de sus hijos.

El poder de Rupert Murdoch, puesto a prueba en la agitación de Fox

(Advertising Age) – A los 86 años, el jefe del conglomerado de medios añadió algunas responsabilidades y compartió otras, pero su figura sigue estando en el centro de la 21st Century Fox y todas las compañías de su imperio.

El octavo piso de 1211 Avenue of the Americas en Manhattan es el lugar donde se sientan los ejecutivos top del 21st Century Fox, y por esa razón es muy significativo que Rupert Murdoch esté pasando últimamente mucho tiempo seis pisos debajo.

El magnate de los medios de 86 años se mudó al segundo piso para ocupar la oficina que dejó vacante el ex jefe de Fox News Roger Ailes, al ser despedido en julio pasado. La semana pasada, Murdoch reunió al staff para revelar planes de agregar reporteros y refaccionar físicamente la redacción, con un gasto de millones para instalar un piso abierto con gigantescas pantallas de data y un estudio de TV. En una declaración, Murdoch describió esa inversión en términos personales al decir que es “un signo de mi constante confianza en Fox News”.

Su dedicación al proyecto es un recordatorio de que Murdoch está todavía dejando su marca en Fox, aun cuando sus hijos están arriba manejando su imperio de medios. Murdoch promovió a Lachlan y James a cargos clave dos años atrás, y ellos han trabajado en concierto con su padre en cambios importantes, una evidencia de que alguna trasferencia del poder está ocurriendo, lenta pero seguramente, en 21st Century Fox.

Los próximos meses determinarán si esos cambios en el control se están produciendo con la suficiente rapidez en Fox, el gigante de medios de 50.000 millones de dólares que Murdoch construyó a partir de un simple diario de Australia. Los investigadores federales de Estados Unidos están examinando los acuerdos legales de las acusaciones de acoso sexual en la compañía. Los ejecutivos están tratando de revertir declinaciones en las ventas de publicidad, los ratings no deportivos de TV y los ingresos por entradas. Y los reguladores del Reino Unido están evaluando la aptitud de Murdoch como dueño de medios al hacer un review de la adquisición de Sky Plc por parte de Fox, poniendo al management de Fox News en el centro de la escena.

Tener a Murdoch al frente de Fox News “parece contraproducente y probablemente perjudicial en el envío de mensajes sobre cambios en la cultura”, dijo en una entrevista Claire Enders, fundadora de la firma de investigación de medios Enders Analysis.

Hasta ahora, la estructura de poder compartido de los Murdoch soportó un período tumultuoso, aunque sus acciones no estuvieron a la altura de las ganancias de sus rivales. Desde el 6 de julio, cuando un juicio entablado por el presentador Gretchen Carlson puso en movimiento el escándalo de los acosos, las acciones de la 21st. Century Fox han ganado un 1,4%, comparadas con el 13% de aumento en el S&P 500 Media Index.

Pero sería mejor para Murdoch bajarse airosamente de su puesto como lo hizo el co-fundador de Microsoft Bill Gates, para pasar a ser un miembro del directorio y asesor, dijo Jeffrey Sonnenfeld, asociado senior y responsable de estudios de liderazgo en la Yale School of Management. Murdoch es “demasiado brillante” para perder, “pero necesita dar algún paso claro hacia la nueva generación para que se conviertan en los abanderados de la empresa”, dijo.

Si no lo hace, agregó, Murdoch se arriesga a agregarse a la larga lista de monarcas corporativos que conservan su cargo demasiado tiempo y cometen errores que terminan dañando a sus empresas, desde William Randolph Hearst hasta Sumner Redstone. El escándalo de Fox News es la segunda mayor crisis de management que Murdoch tuvo que enfrentar en la última década, luego de los hackeos telefónicos que en 2011 descarrillaron a su primer intento de comprar a Sky.

Compañías públicas como Fox o Facebook, cuyos fundadores tienen el control de voto, son más tolerantes al riesgo, lo que puede ser una ventaja, dijo Martin Sorrell, CEO del WPP, en una declaración que acompañó al reciente reporte anual del holding.

“Yo lo encuentro tan enchufado como siempre”, dijo Sorrell, quien ha conocido a Murdoch durante más de 30 años, en una entrevista. “El es un fundador y tiene una pasión por el negocio que continuará hasta el día de su muerte”.

El viaje a Nashville

Ejecutivos que trabajan cerca de Murdoch describen a un hombre de incesante energía y curiosidad que, según ellos, no muestra signos de retroceso. Robert Thomson, CEO de la editora News Corp, de Murdoch, describió un viaje con Murdoch a Nashville en enero para ver a la unidad de HarperCollins Christian Publishing. Un hombre a mitad de sus 80s podría no estar entusiasmado con ese viaje, pero él estaba lleno de curiosidades por esa pequeña división. El billonario, que pasa mucho tiempo en Nueva York y el sur de California, consideró la visita como una rara oportunidad de profundizar su conocimiento de las tendencias en la clase media del país, una audiencia que él aspira a alcanzar con otras partes de sus negocios de espectáculos y noticias. “El usa su experiencia de una compañía para conformar elementos de otra”, dijo Thomson.

El perfil público de Murdoch estuvo disminuyendo hasta el año pasado. Su última aparición fue en una reunión de resultados de agosto de 2014. Al año siguiente, cedió el liderazgo de 21st Century Fox a James y Lachlan, reemplazando a su larga asociación con Chase Carey, que había pasado una década como chief operating officer de Fox. El año pasado, Murdoch dejó de pesar en política por la vía de su cuenta de Twitter para salir de luna de miel con su nueva esposa, la modelo Jerry Hall.

Después, el julio último, los Murdochs decidieron que Rupert reemplazaría a Ailes como CEO de la cadena más vista de noticias, la joya de la corona de Fox, apaciguando temores de que Fox News podría perder su distintivo tono conservador que la hizo tan popular. Ailes, que murió la semana pasada a los 77 años, fue derribado por alegaciones de mujeres –y el propio Carlson- de que él había tomado represalias por haberse negado a sus avances sexuales. Fox ha gastado hasta ahora más de 45 millones de dólares para defenderse en numerosos juicios por discriminación.

Murdoch, entretanto, comenzó a encabezar otra vez una nueva redacción, supervisando todas más decisiones mayores sobre talentos y programación y los aspectos financieros y operacionales de Fox News.

Los tuits de Trump

Al mismo tiempo, Murdoch ha mejorado sus relaciones con Donald Trump, quien alguna vez miró a Fox con sospechas, al acusar a la cadena de “injusta y no balanceada” en un tuit de febrero de 2016. Murdoch también fue igualmente crítico con Trump, al preguntarse en un tuit de julio de 2015  “¿Cuándo va a dejar Donald Trump de avergonzar a sus amigos, para no hablar de todo el país?”.

Pero cuando la campaña de Trump a la presidencia ganó tracción, fue visto en público con Murdoch en la Trump Tower y en el campo de golf. Días atrás, Murdoch presentó al presidente, a quien llamó “mi amigo”, en un evento organizado por la American Australian Association para conmemorar una batalla de la segunda guerra mundial. Trump, con los brazos abiertos, agradeció al magnate de los medios con un abrazo y proclamó que “hay un sólo Rupert”. El presidente ahora tuitea a menudo acerca de cosas que ve en Fox News.

Las preguntas subsisten respecto de cómo los herederos de Murdoch compartirán el poder después de su muerte. Todo lo que ha sido informado es que sus cuatro hijos mayores -James, Lachlan, Elisabeth y Prudence- tienen acciones de voto en el trust familiar. “No tengo idea de lo que pasará después de Rupert”, dijo Rich Greenfield, un analista de BTIG que tiene una neutral recomendación en las acciones y ha estado cubriendo a la compañía desde 1995.

“Los investigadores se sienten cómodos con la idea de que Murdoch y sus hijos trabajen juntos en la dirección estratégica de Fox”, dijo Greenfield. El triunvirato de James, Rupert y Lachlan guió un cambio ordenado de liderazgo en el estudio fílmico, al contratar a Snider y finalmente promoverla para reemplazar a Jim Gianopulos. En el último trimestre las renovaciones de contratos con los carriers de cable ayudaron a incrementar los fees de las compañías de TV paga en un 8%, una tendencia que la compañía espera que se acelere con el tiempo.

El trío decidió dejar ir a O’Reilly a raíz de alegaciones de acoso sexual. A pesar de la seriedad de las denuncias, el despido de O’Reilly fue una importante decisión, dado que el presentador había ocupado el primer puesto en audiencia durante una década en las noticias de TV por cable. Poco después corrió la misma suerte el co-presidente de Fox News Bill Shine, como parte de un intento de mostrar que Fox estaba tomando decisiones drásticas para enfrentar a la situación.