Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner Publicitario
SHARE

MARKETING 15.01.2024 | CHILE | COLUMNA EXCLUSIVA

Latinoamérica cierra un año difícil, pero es optimista sobre su futuro
Fritis: “En cuanto a la economía global, los latinos mantienen una actitud positiva, con un 55% anticipando un 2024 más fuerte”. (Foto: Prensa Ipsos)

Latinoamérica cierra un año difícil, pero es optimista sobre su futuro

Nicolás Fritis, CEO de Ipsos en Chile, analiza la situación en la región desde el punto de vista de los latinos, en torno a países como Argentina, Chile, Colombia, México y Perú.

Mientras nos despedimos de un año desafiante, los latinos mantenemos la vista en el horizonte con esperanza y resiliencia. Según un reciente informe publicado por Ipsos, casi tres de cada cuatro latinos (72%) consideran que 2023 fue un año difícil para sus países, y más de la mitad (56%) siente que también fue un año duro para ellos y sus familias.

De acuerdo con los resultados, levantados en un estudio con una muestra de casi 25 mil entrevistados en 34 países para conocer las percepciones sobre el año pasado y las perspectivas hacia 2024, se observaron señales alentadoras de optimismo a pesar de las evidentes dificultades del año que cierra.

Después de la crisis global desatada en 2020 por la pandemia, este 2023 en Latinoamérica, si bien ha sido un año agitado, de a poco comenzamos a mirar con más esperanza al futuro. Un impresionante 79% de los latinos cree que 2024 será un año mejor a nivel personal. México lidera la región con un optimismo del 87%, mientras que Argentina, aunque es el menos optimista, aún mantiene una expectativa positiva del 69%. Chile, por su lado, fue el país de la región que más aumentó su optimismo desde la última medición: 9 puntos, llegando a 79%. Optimismo que entusiasma, si bien a nivel global todavía no revertimos del todo los números prepandemia.

En cuanto a la economía global, los latinos mantienen una actitud positiva, con un 55% anticipando un 2024 más fuerte, aunque este resultado solo represente un aumento de un punto respecto a la medición de finales de 2022.

A pesar de este optimismo, los desafíos económicos no pasan desapercibidos. Un 77% de los latinos cree que los precios en su país subirán más rápido que los ingresos de las personas, en línea con el promedio mundial. Chile (84%) es el país de la región donde más personas piensan esto. Además, un 72% a nivel latinoamericano espera que la inflación en su país aumente en 2024.

Entre las transformaciones que vimos en 2023, y vaya de qué manera, está la irrupción de la Inteligencia Artificial Generativa. Todos nos sorprendimos con aquellas nuevas capacidades y comenzamos a pensar en sus implicancias en nuestro diario vivir y su efecto en las expectativas de los ciudadanos. En particular la Inteligencia Artificial, un fenómeno nuevo que aún no está totalmente entendido por la población en general, comienza el año con cierto escepticismo o preocupación para muchas personas: dos de cada tres latinos creen que la Inteligencia Artificial podría ocasionar la pérdida de muchos empleos. En esta misma línea, y entrando en un terreno más propio de la ciencia ficción y para los que éramos fanáticos de Terminator, uno de cada tres latinoamericanos (32%) cree probable que una I.A. maliciosa cause estragos en 2024.

Pese a que hemos ido dejando atrás las restricciones que nos impuso el Covid-19, el temor a una nueva pandemia persiste. Un 51% de los latinos temen la posibilidad del brote de un nuevo virus que ocasione una crisis mundial. Los efectos de la pandemia subsisten como un temor y una preocupación en las personas.

Entre aquellos acontecimientos que nos afectaron en Latinoamérica en 2023, contamos el regreso del Niño, fenómeno climático que afecta de diferentes maneras a la región, pero que nunca pasa desapercibido. En este sentido, aumenta la sensibilidad a estos temas y los desafíos climáticos también están en la mente de los latinos, con un 59% que anticipa que los desastres naturales podrían afectar a una ciudad importante en 2024. Nos vamos acostumbrando imágenes cada vez más vívidas de cómo el cambio climático y sus consecuencias impactan duramente a los territorios de la región. A pesar de estas preocupaciones y temores, hay un hilo de esperanza en la política medioambiental, con un 44% de los latinos creyendo que sus gobiernos introducirán objetivos de reducción de emisiones de carbono más exigentes este año. Colombia (56%) y Chile (54%) lideran en la región, mientras Perú (28%) y Argentina (25%) ocupan los últimos lugares del ranking global.

Los latinos también están atentos a los desafíos sociales, entre ellos un alto porcentaje se mantiene alerta a la inmigración: 71% cree que seguirá creciendo en 2024. En cuanto a la capacidad de los países para organizarse y avanzar en los desafíos sociales, solo el 28% cree que habrá más tolerancia entre las personas en 2024, mientras que el 50% ve posible que las mujeres reciban el mismo salario que los hombres por el mismo trabajo. Por otro lado, la mayoría (59%) cree que los empleados pasarán más tiempo trabajando en la oficina que desde sus hogares.

Los Latinos estamos conectados y esperamos seguir así. Somos una de las regiones con menor expectativa de reducir nuestro uso de redes sociales el 2024: solo el 34% de los latinos piensa esto, por debajo del 41% en promedio mundial. Sin embargo, esto también conlleva un riesgo: 56% en Latinoamérica cree probable que sus datos personales se filtren en Internet. Chile es el país de la región donde menos personas (31%) dicen que reducirán su uso de redes sociales en 2024, y donde más (64%) temen la filtración de sus datos.

Este último análisis de Predicciones muestra un importante lado positivo: nuestra profunda resiliencia social en medio de la incertidumbre, aunque nuestro optimismo sobre el próximo año es cauteloso y sigue siendo insuficiente en comparación con el período anterior a la pandemia.

En Ipsos, continuaremos monitoreando estas tendencias y proporcionando información valiosa para ayudar a los tomadores de decisiones a navegar en este panorama incierto pero esperanzador proponiendo reflexiones sobre las lecciones aprendidas y sus implicaciones para los próximos meses.