Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner Publicitario Banner Publicitario
SHARE

RSE 09.08.2017 | GLOBAL | LA DIRECTORA DE DIVERSIDAD TUVO QUE INTERVENIR

La opinión de un (ahora ex) empleado generó polémica en Google
El ingeniero James Damore (izquierda) provocó polémica con su documento y la directora de diversidad, Danielle Brown (derecha), tuvo que intervenir.

La opinión de un (ahora ex) empleado generó polémica en Google

El ingeniero James Damore se mostró en contra de las políticas de diversidad de la compañía y afirmó que los hombres tienen mayor presencia en los puestos de liderazgo y en los vinculados a la tecnología por “causas naturales”.

La diversidad es un tema que está más latente que nunca en el ámbito empresarial. Precisamente, Google –una de las compañías más importantes del mundo– cuenta con una nueva VP que lidera las acciones llevadas a cabo en este campo (Danielle Brown). En estos días su nombre estuvo en boca de mucha gente al igual que el de James Damore, un ingeniero que era empleado de la empresa y fue despedido por criticar su política de género.

En su manifiesto, el cual fue compartido en un grupo interno de Google+, el profesional sostuvo, entre otras cosas, que las mujeres están pobremente representadas en el área tech por las “diferencias naturales” que tienen con los hombres y no por los prejuicios y la discriminación.

Asimismo, el documento titulado La cámara de resonancia ideológica de Google muestra una fuerte oposición a las tendencias actuales de inclusión: “Necesitamos dejar de asumir que las brechas de género implican sexismo”. Cabe destacar que, a nivel global, el 31% del personal de la multinacional está compuesto por trabajadoras. Este porcentaje se reduce a un 20% en puestos vinculados a la tecnología y a un 25% en los de liderazgo.

Damore realizó algunas afirmaciones como que las mujeres son más abiertas hacia los sentimientos y la estética que hacia las ideas, que son más ansiosas y que están menos dispuestas que los hombres a buscar puestos más exigentes y mejores pagos. Por todo esto, propuso eliminar la moral de la ecuación, no contratar a conservadores, no hacer hincapié en un grupo concreto para las iniciativas de diversidad y debatir sobre los costos que estas acciones generan.

Ante el repudio de unos y el apoyo de otros, Brown se vio obligada a intervenir y les envió una carta a los empleados: “Somos inflexibles en nuestra creencia de que la diversidad y la inclusión son claves para el éxito de nuestra compañía y seguiremos luchando por ello y comprometidos por que sea así a largo plazo”, señaló la ejecutiva.

“Parte de construir un entorno abierto significa fomentar una cultura en la que aquellos con puntos de vista alternativos, incluyendo posiciones políticas diferentes, se sientan seguros compartiendo sus opiniones –expresa el comunicado–. Pero ese discurso necesita estar en la línea de los principios de igualdad de empleo que figura en nuestro código de conducta, políticas y leyes anti-discriminación”.