Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner Publicitario
SHARE

MARKETING 14.03.2018 | ARGENTINA | DIÁLOGO CON EL HEAD OF INTERNATIONAL BUSINESS DE ROYAL ENFIELD

Arun Gopal: “Notamos un potencial bastante grande en Sudamérica”
“No sólo queremos ser líderes a nivel global, sino también en cada uno de los mercados en los que participamos”, afirmó Gopal.

Arun Gopal: “Notamos un potencial bastante grande en Sudamérica”

El ejecutivo participó del evento que celebró la llegada de la icónica firma de motocicletas a la Argentina y remarcó que el objetivo aquí es construir una marca aspiracional, pero a la vez accesible: con costos de mantenimiento no muy altos y redes de distribución y de servicios amplias.

Royal Enfield nació en 1901 como fábrica de armas y municiones para el ejército británico, lo cual derivó en su eslogan “Made like a gun” (fabricadas como un arma). Hoy es la marca de motocicletas de producción continua más antigua del mundo.

En las dos Guerras Mundiales, la firma hizo su aporte con vehículos especialmente elaborados para el combate. Por ejemplo, en la segunda presentó un modelo emblemático denominado “The Flying Flea” (la pulga voladora): era liviana, fácil de cargar e incluso los soldados se lanzaban en paracaídas con ellas desde los aviones. Además, la mejor forma de enviar mensajes desde el cuartel general hasta el campo de batalla era a través de motociclistas, quienes se movilizaban sin importar los terrenos o las condiciones climáticas.

Durante las décadas del 50 y del 60, hubo una revolución en el mercado en materia de prestaciones y nuevas tecnologías: llegaron los motores paralelos que iban desde los 250 hasta los 750 centímetros cúbicos. Constellation e Interceptor fueron los diseños icónicos de una época en la que la entidad británica comenzaba a acercarse a la India: en 1955, alrededor de unas 800 motocicletas se pidieron desde aquella nación para patrullar las fronteras.

Finalmente, en 1994 el grupo Eicher –originario de ese país asiático– adquirió los derechos para fabricar, comercializar y distribuir a Royal Enfield a nivel global. Asimismo, el crecimiento continuó con las aperturas de dos plantas en la ciudad india de Chennai en 2013 y 2017, y de un centro de diseño en Leicester (Inglaterra) el año pasado.

En términos de expansión, la marca hoy exporta a más de 50 países. Y en los últimos años ha apostado fuertemente por los mercados emergentes: se instaló en Vietnam, Tailandia e Indonesia en el sur de Asia. También empezó a pisar fuerte en Sudamérica: desembarcó en Colombia y Brasil. Ahora, de la mano del Grupo SIMPA, anunció su llegada a la Argentina.

El ejecutivo indio Arun Gopal –head of international business de la compañía– estuvo en la presentación que se llevó a cabo en la primera tienda que la entidad abrió en el país sudamericano: en Av. Del Libertador 3304, La Lucila, provincia de Buenos Aires. Allí dialogó con Marketers by Adlatina acerca de las expectativas que posee la firma con su arribo a este nuevo mercado y sobre el tipo de motocicletas que les ofrecerán a los consumidores.


–¿Por qué Royal Enfield decide apostar por los mercados de Brasil, Colombia y ahora de la Argentina?
–Como líderes mundiales en el segmento medio, tenemos un gran volumen de ventas en India. Pero no sólo queremos ser primeros a nivel global, sino también en cada uno de los mercados en los que participamos. Para tener un dominio absoluto, debemos entrar a los mercados más importantes. Estamos apostando ahora por los emergentes como Brasil, Colombia y la Argentina en Sudamérica, y Tailandia, Indonesia y Vietnam en el sur de Asia. Notamos un potencial bastante grande en estos lugares.

–En el tiempo que ha estado la marca en Sudamérica, ¿qué análisis hace de los consumidores de esta región?
–Tenemos dos tipos de consumidores aquí. Los primeros en comprar nuestra motocicleta han sido aquellos que les encantan los modelos clásicos como los que ofrecemos. Luego vienen personas que ya conocen la marca y su historia, pero no sabían que estábamos presentes en el país. Nuestro foco, realmente, ahora está en los nuevos consumidores: los que vienen del segmento de bajo cilindraje y diseños más pequeños que utilizan este vehículo en su día a día para movilizarse en la ciudad y ven en nosotros una opción diferente: mucho más simple y tranquila, con un estilo único.

–¿Cuál es su opinión acerca de cada uno de los cuatro modelos con los que la marca desembarca en la Argentina?
–Son cuatro modelos que ofrecen características muy especiales para el motociclista. Tenemos la Classic y la Bullet para aquellos que disfrutan de un motociclismo relajado y se trasladan por la ciudad. En tanto, para los que prefieren una conducción más deportiva, ofrecemos la Continental GT: un producto ideal para viajes cortos. De todos modos, por la topografía del país y de Latinoamérica en general, considero que muchos clientes también elegirían la Himalayan, una moto perfecta para los terrenos y paisajes de estas latitudes y que puede usarse para salir de lo convencional y explorar.

–¿Con qué expectativas llegan a la Argentina? ¿Qué objetivos poseen?
–Las expectativas son muy altas. Nuestra apuesta es a largo plazo. Nuestra primera tarea es entender al consumidor argentino: descubrir sus gustos y necesidades para ayudarlos a cumplir sus sueños. Adicionalmente, queremos construir una marca aspiracional, pero a la vez accesible: con costos de mantenimiento no muy altos y con redes de distribución y de servicios amplias, en donde el motociclista pueda disfrutar su moto. Si nosotros promovemos salir a rodar y explorar, tenemos que ofrecer un soporte para esa operación. No sólo queremos que haya más motocicletas: queremos que los usuarios logren una conexión sensorial con el terreno.


Modelos de Royal Enfield que llegan a la Argentina

Bullet (500cc) – 136.500 pesos: Lanzada en 1932, es la motocicleta más antigua del mundo en producción continua y tiene sus famosas rayas pintadas a mano en el tanque de combustible.

Classic (500c) – entre 141.000 y 147.500 pesos: es el más popular de la marca a nivel mundial. Con un diseño vintage auténtico y un estilo de posguerra, está disponible en una gran variedad de acabados.

Continental GT (535cc)– 154.000 pesos: Fiel a sus orígenes en la década de 1960, conserva su auténtica ergonomía y estilo y hasta hoy sigue brindando la máxima diversión sobre dos ruedas.

Himalayan (410cc) – 132.000 pesos: Es la culminación de 60 años de historia perdurable en su hogar espiritual: el Himalaya. Construida específicamente para aventuras y recorridos, fue creada para llevar a los motociclistas a todas partes, ya sea dentro o fuera de la carretera.