Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner PublicitarioBanner Publicitario
SHARE

MARKETING 16.04.2019 | PERú | CUANDO LA COSMÉTICA NO ES SÓLO MAQUILLAJE

Kiara Prevost: “El rol que cumple la cosmética va más allá de maquillar”
“La categoría en que todas las empresas tenemos la labor de seguir educando al consumidor es cuidado de la piel: el uso de una rutina aún es baja en Perú”, revela Prevost.

Kiara Prevost: “El rol que cumple la cosmética va más allá de maquillar”

La gerenta de marketing de Mary Kay relata cómo se fue afianzando la marca en Perú y habla de los valores que hay detrás de la categoría cosmética.

Desde 2016 Kiara Prevost es la gerenta de marketing de Mary Kay Perú. Trabajó en Puig como gerenta de la marca Prestige, y antes de llegar a Mary Kay era gerenta senior de marca personal care en Yanbal International.

“Hace más de diez años que ingresé al mundo de la cosmética ―relata Prevost―. Desde ese momento me di cuenta de que un labial, una fragancia o una crema para el rostro son más que eso; son productos que te dan confianza y te hacen sentir segura y bella desde adentro”.

Mary Kay tiene tres categorías: cuidado de la piel, color y fragancias. “La aceptación en el país ha sido muy buena y superó las expectativas que teníamos ―explica la marketer―. En el primer evento que hicimos para dar a conocer la marca y la oportunidad estuvieron presentes más de cinco mil personas”.

Los  principales clientes de la empresa de cosmética son las consultoras de belleza independientes: “Tenemos el mejor feedback de ellas en cuanto a nuestros productos ―cuenta Prevost―. El último lanzamiento que hemos tenido ha sido una mascarilla de carbón que fue todo un éxito”. En relación a las consumidoras finales y el vínculo con ellas, declara: “Nuestra relación es bastante cercana, puesto que nuestra metodología de venta es a través de sesiones de belleza, en que las clientas tienen contacto directo con una consultora. Y además contamos con un lugar de experiencia donde cualquier persona puede ir a probar todos nuestros productos: se llama Studio Mary Kay y queda en Miraflores”.

—¿Cómo es el vínculo de las peruanas con la cosmética, en cuanto a moda, tendencias, preferencias? ¿Cómo se adaptan desde Mary Kay para satisfacer esas necesidades y gustos?
—El mercado peruano es muy dinámico. Hay categorías de alta penetración, como fragancias y color. En esa línea, Mary Kay se adapta muy bien a las preferencias de los consumidores, lanzando productos de alta aceptación. En color tenemos la línea At Play, dinámica y juvenil, de gran aceptación en Perú. Lo último que hemos lanzado han sido labiales metálicos y crayones countouring. Por otro lado, la categoría en que todas las empresas tenemos la labor de seguir educando al consumidor es cuidado de la piel: el uso de una rutina aún es baja en Perú. La buena noticia es que segmentos como antiedad que están creciendo muchísimo. En ese sentido, acabamos de tener un lanzamiento, en 2018, de la nueva línea Time Wise 3D, la línea más icónica de la compañía, con ingredientes de altos estándares como el resveratrol. En cuanto a moda, Perú es un mercado que está creciendo considerablemente. Por ese motivo, nuestra propuesta hace un link directo a la moda: por ejemplo, la bolsa que viene dentro del kit de belleza para las nuevas consultoras es de una diseñadora brasilera llamada Lolitta, y el año pasado hicimos una colaboración con Jessica Butrich, diseñadora peruana.

¿Cuál cree que es hoy el tema que preocupa a los especialistas en marketing y por qué?
—Creo que la principal preocupación para los marketeros es cómo conectamos con el consumidor, en un mundo cada vez más competitivo, con saturación de publicidad y acceso a la información desde un celular. Es un gran reto conectar con el consumidor. Considero que lo más importante es ser auténtico y tener una historia real que contar. En ese sentido, en Mary Kay tenemos un legado y una historia de más de cincuenta años que se sostiene de mercado a mercado a través de nuestras consultoras de belleza independientes: somos una marca con valores y con un propósito.

—¿Hay algún momento puntual en su carrera profesional que identifique como clave para saber que estaba en el camino que deseaba en lo profesional?
—Hace más de diez años que ingresé al mundo de la cosmética. Desde ese momento me di cuenta de que un labial, una fragancia o una crema para el rostro son más que eso. Son productos que te dan confianza y te hacen sentir segura y bella desde adentro. La belleza empieza por el interior y se ve reflejada en el exterior. En ese momento me di cuenta de que el rol que cumple la cosmética va mas allá de maquillar. Luego, cuando ingresé al mundo de la venta directa, lo pude ver más de cerca con las consultoras de belleza: es altamente gratificante que tu trabajo y esfuerzo pueda cambiar la vida de una persona; finalmente te termina cambiando la vida a ti también. Es un valor agregado que no cambiaría.