Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner PublicitarioBanner Publicitario
SHARE

MARKETING 16.04.2020 | CONO SUR | EL ROL DE LAS EMPRESAS EN LA PANDEMIA

María del Carmen Giorello: “El aporte de una marca debe ser útil y genuino”
“Las marcas actualmente son valoradas si son sinceras: si hacen lo que dicen”, expresó Giorello.

María del Carmen Giorello: “El aporte de una marca debe ser útil y genuino”

La gerenta de marketing y trade de Marfrig aseguró que las firmas que quieran aportar a la lucha contra el coronavirus deben hacerlo con sinceridad y generando valor.

Con la propagación del coronavirus en todo el mundo, han aparecido diversas iniciativas a las que las marcas se han sumado. Una de ellas fue el hashtag #QuedateEnCasa, el cual pretende concientizar a la población para que permanezca en su hogar y de esta forma poder disminuir la cantidad de contagios.

Paty se adhirió a este mensaje y así lo reflejan los canales digitales de esta firma de alimentos perteneciente a Marfrig. María del Carmen Giorello, su gerenta de marketing y trade, explicó cómo decidió abordar esta temática y de qué manera deben actuar las organizaciones que deseen realizar un aporte a la sociedad en la lucha contra la pandemia.

Diseñadora gráfica y licenciada en comunicación por la Universidad de Buenos Aires (UBA), la ejecutiva comenzó su trayectoria laboral como creativa en Savaglio TBWA y pasó por diversas empresas en roles vinculados con la mercadotecnia. En 2012, comenzó a trabajar en BRF, compañía que le vendió algunos negocios al conglomerado brasileño en el que esta profesional se desempeña actualmente.

–¿Cómo se sumó Paty a la iniciativa #QuedateEnCasa?
–Hay momentos en que nuestro estómago nos guía, y este es un caso. Sentimos que teníamos que aportar algo. En el momento particular de la salida de la campaña, el aislamiento no estaba tan metido en la cabeza de la gente: todos nos lavábamos las manos y buscábamos alcohol, pero quedarse en casa era más difícil. Por esto mismo, siendo las hamburguesas un producto que se consume mucho fuera, y con amigos, pensamos en dar un mensaje contrario a lo habitual. Y decidimos educar con el #QuedateEnCasa y la opción de “plancha en familia”. 


A través de sus canales digitales, Paty fue una de las marcas que se sumó al hashtag #QuedateEnCasa.

–¿Por qué cree que es importante que muchas marcas se sumen a esta iniciativa?
–Es importante si el aporte es útil y genuino. Las marcas actualmente son valoradas si son sinceras: si hacen lo que dicen. Entonces, si hay algo que aportar, hay que hacerlo. Si no, no. Ahora, por ejemplo, nosotros preferimos hacer. Hay mucho mensaje dando vuelta que no llega a aportar nada. Muchos se quisieron sumar, y ya pierde valor sino aporta. Por esto es importante pensar primero cómo consumidor, y luego como profesional.  

–¿Qué mensajes deben enviar las marcas en momentos como estos?
–Principalmente, sumar. Creo que antes de comunicar hay que replantearse la necesidad y preguntarse si el mensaje aportaría algo o generaría un valor. Ya sea por su originalidad, por la marca que lo dice, o por su valor como mensaje en sí mismo. Si la respuesta es sí, habrá que comunicar. Si no, es preferible que se haga, y hay mucho para hacer, como industria.

“Vivimos unas primeras dos semanas de stockeo fuerte
en las grandes cadenas, y ahora un freno y migración del consumo
a los autoservicios y locales de menos metros”

–¿Cómo impactó esta pandemia en la industria de alimentos?     
–La realidad es que nosotros vivimos lo que vivió toda la industria: unas primeras dos semanas de stockeo fuerte en las grandes cadenas, y ahora un freno y migración del consumo a los autoservicios y locales de menos metros. Esto impulsado por la cercanía impuesta por la cuarentena, y por el out of pocket. La economía es un fantasma que está cada vez más presente, y los consumidores están atentos a ello. Recordemos que la categoría de alimentos estaba atravesando una caída, y de a poco iba recuperándose a pasos muy chicos. Luego de la fiebre de la falta de insumos probable, volvimos a recordar en dónde estamos. 

–¿Cómo fue el impacto de esta pandemia en el día a día de Marfrig? ¿Las tareas de los empleados se vieron afectadas?
–Como todas las empresas, tuvimos que modificar nuestra forma de trabajo. Los corporativos hacemos home office, para el cual ya estábamos preparados. Y en el caso de las plantas, hay muchos protocolos de aseguramiento de la calidad y de control, más de los habituales. Generamos una rutina de comunicación diaria comandada por la dirección, que permitió que todos sepamos las necesidades de los sectores. Lo que más se destacó es la unidad como empresa. Todos buscaron ser útiles dónde más se necesitaba: nosotros desde la comunicación y sumando apoyo para que el producto no falte.