Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner PublicitarioBanner Publicitario
SHARE

COMUNICACIóN 29.07.2020 | GLOBAL | NACE UNA SECCIÓN PERSONAL: BITÁCORA DE ACTUALIZACIÓN

Qué es un estado mental de tutoría, según Antonio Lucio
Antonio Lucio en el Advertising Week APAC, en Sidney en agosto de 2019.

Qué es un estado mental de tutoría, según Antonio Lucio

El CMO global de Facebook compartió su columna de opinión sobre la preservación y difusión del conocimiento para debutar en esta nueva sección de Marketers by Adlatina (*).

La tutoría no es una tarea o un objetivo para ser incluido en un plan anual. La tutoría es un estado mental, un estado de ser; el pilar más significativo, definitorio y duradero de nuestro legado. Emana de la pasión por nuestro oficio, del compromiso de perfeccionar a quienes nos rodean, y de la firme creencia de que nuestro oficio y legado mejorarán con el tiempo en proporción al tiempo y la energía que dedicamos a la evolución de los demás.

Es un mandamiento no escrito en la preservación y el avance de cualquier oficio o cultura. El conocimiento tiene que ser compartido. El mero acto de compartirlo transforma para siempre las vidas de quienes lo adquieren. El mero acto de compartirlo también transforma el conocimiento en sí mismo, al aumentar exponencialmente las posibilidades de expansión, difusión e incluso transformación. La tutoría, por lo tanto, es una obligación para aquellos que aman su oficio. Saber es amar. Amar es compartir. Compartir es trascender.

He tenido muchos mentores en mi vida, personas de las que aprendí, lo bueno, lo malo, lo feo y lo extraordinario de mi oficio y el viaje de liderazgo. Algunos de ellos eran oficialmente mis jefes; muchos, no lo eran. Muy pocos se hicieron mis amigos, y con varios no tenía absolutamente nada personal en común.

Un par fueron hispanos, pero la mayoría no. En mi caso, la afinidad cultural nunca fue un vínculo duradero. Sí lo fueron las pasiones, las aspiraciones y las perspectivas de la vida. Algunos eligieron ser mis mentores, otros simplemente elegí seguirlos sin esperar nada a cambio. Todos ellos tenían algo en común: la verdadera pasión por la vida, un profundo sentido de propósito en su oficio, una obsesión por la reinvención constante y la superación personal y un espíritu generoso.

La relación que he tenido con mentores es similar a la que he tenido con amigos. Tengo un núcleo muy cercano y muy pequeño de mentores que han compartido toda mi vida durante muchos años. Pero también he compartido partes de mi vida con otros mentores esporádicos, cada uno brindando diferentes activos en diferentes momentos, cada uno cumpliendo una necesidad o llenando un vacío. Ambos tipos de relaciones han sido significativas, satisfactorias e instrumentales. Todos se han basado en el respeto mutuo, el compromiso con la acción y la confianza. Estas relaciones han jugado diferentes roles en mi vida en diferentes etapas.

Al principio de mi carrera, mis mentores me ayudaron a definir lo que podía ser. Eso fue importante, porque, cuando me gradué de la universidad, no sabía lo que quería. Mis mentores vieron más allá de mis dudas, pintaron un cuadro de posibilidades y pasaron tiempo desarrollando mis capacidades. Conectaron los puntos entre mis tareas y un propósito empresarial superior. Les dieron sentido a mis roles, y en el proceso construyeron mi confianza y mi espíritu. A lo largo del viaje, se convirtieron en puntos de referencia, faros para ayudarme a navegar por las tormentas y señalar los destinos.

A medida que me arraigué más en mi viaje, mis mentores jugaron un papel diferente. Se convirtieron en asesores, socios de pensamiento y aliados para lograr los objetivos. Con ellos podría compartir las esperanzas, sueños, miedos y aspiraciones de mi vida. Me proporcionarían puntos de vista únicos y sin complejos, con una franqueza desarmadora. Guiarían mis acciones a través de preguntas de sondeo y nunca juzgarían sus evaluaciones. Me ayudaron a comprender que el concepto de “política” organizativa es neutral en cuanto al valor. Esa política es inherente a cualquier organización y debe verse como el “lenguaje para hacer las cosas”. No dominar el lenguaje significa no hacer nada. Nunca olvidé esa lección.

A lo largo de las diferentes fases de mi carrera, también asesoré a muchas personas y equipos. En esta etapa de mi vida, paso mucho más tiempo asesorando a personas de todo el mundo. Es el aspecto más gratificante de mi rol. Es un privilegio y una validación de mi carrera y del papel que jugaron esos mentores en mi vida.

Uno de mis mentores, lord Phillip Gould, quien lucha valientemente contra el cáncer con la gracia de un ser verdaderamente iluminado, me dijo recientemente: “En mi vida perdí el tiempo en lo superfluo. Ahora sólo paso tiempo en lo importante y lo trascendental. Y sólo veo personas que realmente quiero ver”.

La tutoría me permite concentrarme en lo importante y lo trascendental, y me da la oportunidad de pasar tiempo con personas que realmente me importan. Es mi pequeña contribución a la preservación y difusión del conocimiento en un oficio que amo.

(*) Columna traducida de la nota digital, en inglés, A mentoring frame of mind, publicada el 28/10/2011 en The Huffington Post, y recompartida por Antonio Lucio en sus redes sociales en estos días.