El fútbol: una historia y una impronta que acompaña a la gente toda la vida

Historias con rituales, historias sobre fútbol. La pasión que define al hincha o simpatizantes de este deporte. Y cómo llegar a todos los públicos con una historia que tranquilamente podría ser de nicho, pero se vuelve masiva al ser bien contada.

A los latinoamericanos se los suele caracterizar como personas cálidas, alegres y apasionadas. Esas características se transmiten en el modo de hacer y trascienden las fronteras de la pantalla cuando una historia bien contada refleja esas cualidades y pone al televidente con la “piel de gallina”. Estas sensaciones fuertemente transmitidas, vivenciadas, generan identificación con lo que se ve en la pantalla. Pero hay algo que pone más a flor de piel esas sensaciones y sentimientos, y que es propio de la idiosincrasia y de la cultura latinoamericana: el fútbol. Como se suele decir popularmente, “fútbol, pasión de multitudes”.

Un festival de colores, papelitos y cantos que se despliega en los países de la región remite a un ritual carnavalesco que lleva a cualquier persona a querer espiar por esa ranura que invita a pasar y a celebrar ese ritual. Para ir a la cancha, la gente se prepara desde temprano, se junta y va contenta, quizás un tanto pendiente de los resultados, con un poco de esos nervios que inquietan y hacen  que la persona baile en el lugar, como preparándose para la largada de una carrera. En otros continentes no llegan a comprender las ceremonias que realizan los hinchas antes de acceder a un estadio o antes de sentarse a ver un partido por televisión. No entienden de esa pasión que hace llorar, reír, enojar y alegrar de un modo que fuera de América Latina sería absolutamente exagerado. Será por eso que se caracteriza a los latinos como cálidos, alegres y apasionados; y hasta un poco locos.

¿Cómo se puede explicar una pasión? Lo más común es caer en definiciones. La palabra pasión tiene diversos significados. Está el ligado a la “ acción de padecer, perturbación o afecto desordenado del ánimo y apetito de algo o afición vehemente a ello”. Si se leen todos estos significados pensando en la palabra fútbol, quedan reflejados todos los momentos que un hincha, aficionado, simpatizante o torcedor vive. Una persona que disfruta de una pasión, sea la que sea, siente una adrenalina y una mezcla de emociones como cuando va a encontrarse con un ser amado. La pasión mueve límites, la pasión lleva a hacer cosas impensadas.

¿Pero que sucede en Latinoamérica cuando hay un Mundial de Fútbol? El tiempo se detiene, las imágenes parecen congelarse por esos 90 minutos que dura un partido. Y como ha dicho algún filosofo anónimo: “La vida es eso que transcurre entre un Mundial y otro”. Qué mejor storytelling que el que realizó el creativo argentino Martín Mercado para Coca-Cola con motivo del Mundial Brasil 2014, La Copa de todos. Cuenta los 90 minutos de un partido de la Argentina, haciendo un paralelo con los momentos que hay en la vida de las personas. Un verdadero melodrama ante el que, incluso, cualquier persona dura de sentimientos cae rendida ante la emoción de celebrar la vida; hasta puede que le caigan unas lágrimas. “Porque en la vida se puede ganar o perder, pero lo importante es dejar todo en la cancha”, cierra el spot.  

Historias como esta, que trascienden la pantalla, que generan recordación sin siquiera importar de qué marca se trata, son las que hoy llegan al público, las que un consumidor busca y las que mejor definen el concepto de storytelling: una mini historia, quizás unos segundos, que el espectador podrá contar con sus palabras a sus amigos o compañeros de oficina y que probablemente recordará toda su vida.


El fútbol: una historia y una impronta que acompaña a la gente toda la vida

El spot “La Copa de todos”, creada para el Mundial Brasil 2014 por el creativo argentino Martín Mercado: una incuestionable fusión de storytelling, goles y melodrama.


Marketers by Adlatina

23.11.2016 - http://www.marketersbyadlatina.com/1643-El-f%C3%BAtbol-una-historia-y-una-impronta-que-acompa%C3%B1a-a-la-gente-toda-la-vida