Marketing > México
22.02.2024 | COLUMNA ESPECIAL

El trabajo híbrido llegó para quedarse, dice María Zubiría

La senior advisor EX de Ipsos México invita a reimaginar la forma en que se trabaja.

La pandemia ocasionó un cambio drástico en muchos aspectos de nuestra vida. Muchos de ellos fueron algo pasajero como el uso de cubrebocas o el distanciamiento social. Sin embargo, el trabajo híbrido, motivo de debate por más de tres años, ha llegado para quedarse.

A pesar de esto, las empresas están haciendo un llamado a su gente para que vuelva a la oficina. Podemos ver encabezados en Wall Street diciendo “Unnuevo CEO decide que los empleados no pueden trabar remotamente y ellos se rebelan” o en Bloomberg“El sindicato de Google se resiste al regreso de tres días a la oficina”. ¿Qué está pasando?

Un estudio reciente de Ipsos encontró que el 75% de los trabajadores en Latinoamérica asisten a la oficina tres días a la semana o más, pero que el 57% quiere asistir menos. Dado que solamente uno de cada diez colaboradores en Latam (9%) desean pasar más tiempo en la oficina, no sorprende que muchas empresas estén enfrentando dificultades para hacer que sus empleados regresen.

Como respuesta a dicha resistencia, muchas empresas intentan ofrecer incentivos incorrectos para que la gente vaya a la oficina. En el mismo estudio, el 96% de los colaboradores mencionó que recibe algún beneficio al asistir a la oficina, pero ninguno de ellos dijo que la pizza gratis era uno de ellos. El acceso a tecnología/recursos (32%), el ambiente de trabajo (27%) y la oportunidad para socializar (23%) son los principales beneficios que las empresas deben impulsar para que la gente disfrute de trabajar de manera presencial. Nadie quiere ir a la oficina para conectarse a una reunión por zoom.

Viendo estos datos, uno podría llegar a pensar que cuando las empresas ofrecen flexibilidad, los colaboradores se sienten más comprometidos y recomiendan la empresa. Según el estudio, parece que esto no importa tanto como podríamos pensar. Sorprendentemente, el esquema de trabajo por sí solo no afecta el nivel de recomendación de una empresa.

Aunque las empresas tengan un esquema completamente flexible de trabajo, las que también ofrecen iniciativas de experiencia del empleado (EX) de manera consistente tienen una recomendación de 82%, en comparación con el 39% de las que no tienen iniciativas. Podemos concluir que lo que realmente influye en la recomendación es la experiencia del empleado.

Hoy en día, los colaboradores esperan que las empresas ofrezcan una experiencia integral de bienestar que abarque temas de inclusión, salud mental, capacitación, oportunidades de desarrollo, herramientas de trabajo adecuadas, liderazgo asertivo, esquemas de compensaciones y beneficios competitivos, etc.

La propuesta de valor para posicionarse como buen lugar para trabajar debe incluir iniciativas adicionales de experiencia del colaborador, que van mucho más allá del esquema de trabajo flexible. Sin embargo, al ser una tendencia y prioridad para los colaboradores, no podemos restarle importancia a las políticas de flexibilidad. Por eso, un enfoque integral de experiencia del empleado, sumado a mayor flexibilidad es la mejor apuesta para aumentar el nivel de compromiso de los colaboradores.

¿Qué pueden hacer las empresas?

Recuerda que el cambio es inevitable. Si quieres atraer y retener talento, es momento de cambiar. Utiliza la tecnología a tu favor para escuchar de manera continua a tu gente. Esto te ayudará a entender sus necesidades, planear iniciativas relevantes y medir si realmente están funcionando y cómo están impactando a tu negocio. Involucra a tus líderes para que cuiden al talento y promueve espacios de colaboración y participación de tu gente para la propuesta de nuevas soluciones. Crea un ambiente de trabajo que haga que tu equipo quiera volver a la oficina. ¡Haz que cada día en la oficina sea una experiencia única y positiva!