Marketing > Bolivia
01.04.2024 | A PROPÓSITO DE LA CAMPAÑA DE LA DIABLADA TIRADERA DE CAFÉ COPACABANA

Claudia Espinoza de Camacho: “La globalización es cultural y comercial”

Café Copacabana presentó el comercial La Diablada Tiradera con el fin de recordar que la icónica danza de carnaval es boliviana. La campaña llegó a 4,8 millones de bolivianos, y también hizo eco en Perú y Chile. A partir de esto, Marketers conversó con la gerenta comercial de la marca para conocer más sobre los detalles. 

¿Qué relación hay entre la reafirmación de que la Diablada es boliviana y el café boliviano? ¿Se está buscando que el café, como infusión genérica, se vuelva una tradición boliviana?
Café Copacabana es un producto orgullosamente nacional y que forma parte de la tradición de los bolivianos desde hace más de 66 años. Por otro lado, la Diablada es una danza típica de Bolivia, y los países vecinos están intentando infundadamente apropiarla, casi aceptando pasivamente esta situación, en parte debido a que las nuevas generaciones están perdiendo identidad y ese orgullo por sus tradiciones. De esta manera, Café Copacabana ha ido trabajado desde hace un tiempo y de manera constante el concepto de “despertar el orgullo boliviano” y, a partir de esto, encontró mucho sentido hacia la causa de defender la Diablada que es un tema muy nacional… Es el orgullo de tener una tradición y defenderla. Es reforzar el concepto de preferir un café original, con sabores propios y únicos por sobre los que vienen de afuera.

Tras la repercusión mediática que tuvo la campaña, ¿cómo alteró el turismo?
Con la Diablada Tiradera buscamos crear controversia, de forma tal que provoque una alerta o notoriedad con países vecinos, de modo que esta polémica llegue de manera sutil a los oídos de los turistas que habrían preferido pasar el carnaval en otro país en vez del nuestro. No hemos podido corroborar al 100% la incidencia del video en la afluencia de turistas porque es una data a la cual lastimosamente no tenemos acceso, pero de lo que sí estamos seguros es de que con el video hemos despertado y realzado la magia del carnaval boliviano, y despertamos orgullo en nuestra gente y también un sentimiento muy fuerte de apropiación.

Con el bicentenario de la Independencia de Bolivia casi a la vuelta de la esquina, ¿creen que se vuelve cada vez más necesario reivindicar la identidad boliviana? ¿Puede que, con la globalización, se esté perdiendo ese sentido?
La globalización no sólo es cultural sino también comercial. Por eso en Café Copacabana estamos comprometidos con que las marcas locales sean mejor posicionadas en la industria, ya que esto repercute en la creación de empleo y desarrollo económico local. No creemos que sea necesario reivindicar la identidad boliviana, pero sí creemos que lo mejor que le podemos dar a Bolivia en su bicentenario es aportar en la consolidación de una industria fuerte que promueva el desarrollo y crecimiento del país.

¿Qué está haciendo Copacabana a nivel marketing en cuanto a la inclusión de la IA?
Todas las estrategias de hipersegmentación en pauta publicitaria que ofrecen las plataformas digitales provienen de esta tecnología, aunque hoy se logren resultados más sofisticados. En este sentido, nuestra estrategia es potenciar la pauta en redes sociales y en Google, a partir de los hallazgos que nos proporcionan estas herramientas, logrando que nuestra inversión sea más eficiente y tenga mejor alcance y rendimiento.

Luego de las 4,8 millones de vistas que tuvo la campaña, se podría decir que la vara quedó muy alta para el resto del año. ¿En qué les interesaría trabajar en lo que queda de 2024?
Somos la primera marca en crear al Folk Ad; es decir, utilizar nuestra cultura y tradiciones folclóricas como un recurso publicitario. Lo que haremos en el futuro es potenciar este hallazgo creativo y estratégico para seguir posicionando nuestro valor más importante: “¡El orgullo de ser bolivianos!”.