Marketers by Adlatina

En asociación conAdvertising Age

Banner Publicitario
SHARE

MARKETING 22.07.2021 | GLOBAL | MARKETING Y POLÍTICA

Ben and Jerry’s, en lucha abierta contra su empresa matriz, Unilever
Una franquicia israelí fabrica los helados Ben and Jerry’s y los distribuye: la marca estadounidense se vende en ese país desde 1987. (Foto: Reuters)

Ben and Jerry’s, en lucha abierta contra su empresa matriz, Unilever

La marca estadounidense de helados, que pertenece al holding global desde el año 2000, anunció que no seguirá vendiendo sus productos en los territorios palestinos ocupados por Israel, pero ni el gobierno local ni la multinacional lo aceptan.

En Palestina, aproximadamente 650.000 residentes israelíes se verán privados de los productos de Ben and Jerry’s. La noticia se dio a conocer el lunes en un comunicado en que la marca estadounidense de helados explicaba encontrarse en una posición “incompatible con sus valores” para que sus productos fueran vendidos en “los territorios ocupados de Palestina”.

La decisión fue una sorpresa para muchos, pero el primer ministro israelí, Naftali Bennett, no tardó en dar una respuesta. Según el diario El País, de España, “la decisión de la empresa, una de las divisiones de la multinacional Unilever, de poner fin a la licencia concedida a la firma israelí que elabora las tarrinas de helados para el mercado hebreo a finales del año próximo, es ‘una rendición al terrorismo y al antisemitismo’”. A lo que, en una llamada con el consejero delegado de Unilever, Alan Jope, en declaraciones publicadas por el diario israelí opositor Haaretz, agregó: “Israel actuará agresivamente contra cualquier tipo de boicoteo hacia sus ciudadanos. Hay muchas marcas de helado, pero solo un Estado judío”.

Los territorios afectados por la decisión, Cisjordania y Jerusalén Este, junto con las amenazas de Bennett ―quien promete “graves consecuencias, legales y de otro tipo” si el boicot continúa―, han abierto una brecha entre Ben and Jerry’s y su empresa matriz, Unilever.

Un poco de historia

En el año 2000 Unilever adquirió la marca, que había sido fundada en 1978 en la ciudad estadounidense de Burlington, estado de Vermont, y acordó que mantendría su junta directiva independiente, que cual se encarga de defender el valor y la integridad de Ben and Jerry’s. Es esa misma comisión la que pretende no hacer nuevos acuerdos con Isreal, mientras que Unilever no está de acuerdo y, dejando de lado el comunicado del 19 de julio, anunció que se hará “un acuerdo diferente”.

“Me entristece el engaño”, dijo a CNBC la presidenta de la junta de Ben & Jerry, Anuradha Mittal, para luego agregar que Unilever estaba “tratando de destruir el alma de la empresa; queremos que esta empresa se guíe por valores y no sea dictada por la empresa matriz”.

Retirar el producto requiere la finalización de un acuerdo de licencia con un franquiciado local que distribuye la marca de helados en Israel desde 1987. La franquicia también se verá afectada, ya que a través del acuerdo esta cuenta con una plata de fabricación y dos tiendas exclusivas en Cisjordania. El acuerdo, que Unilever ha decidido no renovar, terminará en 2022.

Por otro lado, el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas ve este conflicto como una “violación flagrante del derecho internacional”, por lo que cabe preguntarse qué predomina en un conflicto de tal magnitud: si los negocios o la moral.

Acorde al medio NBC, “la junta de Ben & Jerry’s había estado presionando para retirar las ventas de helados de los territorios ocupados durante años”, dijo Mittal. Sin embargo, quería publicar una declaración diferente, revisada por NBC News, que no hacía referencia a las ventas continuas en Israel, una decisión que Mittal explicó que requeriría la aprobación de la junta, y destacó el compromiso de la compañía con la justicia social. Unilever emitió el comunicado “en contra de los deseos de la junta y en violación de un acuerdo legal hecho cuando compró Ben & Jerry’s en 2000”, dijo Mittal, e insistió: “Me entristece el engaño. No se trata de Israel. Se trata de la violación del acuerdo de adquisición que mantenía el alma de la empresa. No puedo dejar de pensar que esto es lo que pasa cuando tienes una junta con todas las mujeres y personas de color que han estado presionando para hacer lo correcto”.

Finalmente, si bien es posible que la marca Ben and Jerry’s permanezca en el territorio isrealí de presentarse un acuerdo diferente, la junta directiva tendrá que votar si está de acuerdo, lo que aún está por verse.